La decision de no sufrir

Hace unos meses eramos y planeabamos.
Estaba casada y habia adquirido la costumbre de hablar en plural.
Se fue diciendome:


- Ya este matrimonio no es mi prioridad y prefiero irme antes de serte infiel con otra (no pues... gracias?)


Las siguientes semanas no tuve alientos para nada, las vivi en automatico.
No comi bien, no fui al gym, no limpie la casa,
si iba a la oficina era a calentar el puesto
y las unicas ganas que tenia eran las de lanzarme del ultimo piso.


Yo le habia dicho que respetaria su decision de irse
pero terminaba llorandole cada vez que venia al apartamento para llevarse algo suyo.

 Llore en el trabajo escondida en un baño,
llore cada noche oliendo su almohada,
llore cuando me despertaba... llore y llore todo los dias de ese mes.


Una tarde mientras lloraba recorde esa foto de Camilo Rozo
donde aparece una mujer tirada en la cama en pantys y medias
tras haberse quitado la vida al enterarse que su marido andaba cogiendo con otra.


Esa imagen es la prueba que si uno lo permite de amor si se puede morir,
y yo no podia permitirme eso, primero porque hay gente que me importa,
gente que me quiere mas de lo que yo misma me queria en ese momento
y no podia dejarme morir por amor o mas bien por falta de amor... de amor propio. Segundo, porque despues de la muerte no se lo que sucede,
que tal si resulta peor irse de este mundo con el corazon roto?
Asi que decidi pedir vacaciones en el trabajo, alistar mi mochila e irme de viaje sola. Porque nada es mejor como irte de viaje para sanar el alma.
"Pain is inevitable. Suffering is optional"
~ M. Kathleen Casey