jueves, 14 de abril de 2016

La Viajera

Yo no salia sola a pasear ni siquiera a New York que me queda a media hora
pero en el 2014 decidi irme sola a recorrer Sur America.

Mi madre estaba super nerviosa y se volvio insoportable 
llamandome cada tres horas,
tuve que ponerle el limite de una llamada por dia.
Comence a llamarla cada noche y le contaba lo que habia visto
y a las personas que habia conocido y poco a poco se fue relajando 
y comenzo a confiar mas en mi. 

Durante esos viajes tuve la oportunidad de evaluar mi vida.
Entre aventura y aventura aprendi a recorrer el mundo con precaucion pero sin miedo.
Descubri que era autosuficiente y no necesitaba de la aprobacion de otros
para tomar mis propias decisiones.
Me senti por primera vez en control de mi vida, muy libre, sin dependencias emocionales.
Me gustaba mi nueva manera de pensar, senti que me amaba y que Dios me amaba.   


Cuando regrese de mi viaje comence a planear mi recorrido por Asia 
y fue cuando lo conoci.
Una cita de una hora y un cafe, se nos alargo mas de la cuenta 
y tres meses despues le dije que me aburrian los tibios, 
esos que no saben lo que quieren  y ambos terminamos diciendo adios.

Pero ese adios no duro mucho porque a los dos dias me pidio que nos vieramos 
aunque como habia nacido mi sobrina tuvo que esperar porque yo andaba
ocupada contemplando a la princesa de la tia.

Cuando nos volvimos a ver me abrazo y desde ese dia se convirtio
en mi compañero de viajes y aventuras.
Nuestro proximo gran viaje sera Cartagena, Colombia.
Nos acompañaran nuestra familia y amistades 
para celebrar con nosotros nuestra boda.

lunes, 31 de marzo de 2014

La decision de no sufrir

Hace unos meses eramos y planeabamos.
Estaba casada y habia adquirido la costumbre de hablar en plural.
Se fue diciendome:


- Ya este matrimonio no es mi prioridad y prefiero irme antes de serte infiel con otra (no pues... gracias?)


Las siguientes semanas no tuve alientos para nada, las vivi en automatico.
No comi bien, no fui al gym, no limpie la casa,
si iba a la oficina era a calentar el puesto
y las unicas ganas que tenia eran las de lanzarme del ultimo piso.


Yo le habia dicho que respetaria su decision de irse
pero terminaba llorandole cada vez que venia al apartamento para llevarse algo suyo.

 Llore en el trabajo escondida en un baño,
llore cada noche oliendo su almohada,
llore cuando me despertaba... llore y llore todo los dias de ese mes.


Una tarde mientras lloraba recorde esa foto de Camilo Rozo
donde aparece una mujer tirada en la cama en pantys y medias
tras haberse quitado la vida al enterarse que su marido andaba cogiendo con otra.


Esa imagen es la prueba que si uno lo permite de amor si se puede morir,
y yo no podia permitirme eso,  porque hay gente que me importa,
gente que me quiere mas de lo que yo misma me queria en ese momento
y no podia dejarme morir por amor
o mas bien por falta de amor...
de amor propio.

Ademas porque despues de la muerte no se lo que sucede,
que tal si resulta peor irse de este mundo con el corazon roto?

Decidi pedir vacaciones en el trabajo, aliste mi mochila
y por primera vez me fui sola de viaje.


"Pain is inevitable. Suffering is optional"
~ M. Kathleen Casey

miércoles, 25 de junio de 2008

Partiendo de la Sucursal del Cielo

Ese dia claro que lo recuerdo, recuerdo hasta como se sentia el aire.

Me había levantado casi con el sol para planchar el uniforme de cuadros azules a mi hermana, las dos ibamos a una escuela catolica. Ella tenia 10 años, era su primer dia de escuela y andaba con una mezcla de nervios y emocion porque entraba al bachillerato.

Le pase a mi hermana una bolsa con un yogurt, una fruta y unas papitas fritas que habia fiado en la tienda de la esquina. Yo tambien tenia nervios pero mi motivo era otro, tenia la duda de que mi papá hubiese pagado la matricula del colegio.

Eran las 6:30 am cuando Don José llego a la casa a recogerla en su Renault 6 donde transportaba niños del barrio a diferentes escuelas, mi hermana subio al auto y me tiro un beso. Yo me quede en casa ya que las de tercer año de bachiller entraríamos dos días después.

.....

En años anteriores yo no cabía de la emoción por regresar al colegio. Volver a ver a las compañeras y los maestros que me caían bien y sobretodo estrenar los útiles con ese olor a nuevo pero ese año habia sido otra cosa , no había nada que estrenar.

Mi mamá había viajado a Estados Unidos a visitar a mi abuela que se encontraba muy enferma con diabetes. Allá mi mama estaba cuidando al bebe de mi tía y se ganaba un dinero por eso. Ella había enviado ese dinero para los útiles y los uniformes nuevos pero mi papá se había quedado sin empleo y uso el dinero para pagar los servicios y comprar comida.

Mi padre era el presidente de la junta de accion comunal del barrio. Lo habian escogido los vecinos ya que era el unico en el barrio con titulo universitario. Mi padre alguna vez había trabajado como maestro de matematicas, Cuando se caso con mi mama compraron una casita en un barrio estrato lo mas bajo posible. Cuando yo naci ya mi papa no era maestro, habia comenzado su carrera de gerente y asi trabajo para diferentes empresas. Su ultimo trabajo habia sido en una empresa constructora que se fue a la quiebra repentinamente despues de haber vendido una gran cantidad de condominios a familias que resultaron ser narcotraficantes lavando dinero y que fueron extraditados. Mi padre quedando sin empleo habia optado por despertarse a las 3am para ir a la galeria a transportar gente con remesas en su carro y por las tardes se dedicaba a buscar empleo.

Serian casi las 10 de la mañana cuando yo estaba en el patio lavando el trapeador y escuche que tocaron a la puerta, era mi hermana que llegaba con sus mejillas rosadas, toda sudorosa y con lagrimas en los ojos

- Hermanita quiero llorar
- que le paso? que hace aquí tan temprano?
- pues que en el colegio nos hicieron formar en el patio a todas las que entramos a estudiar hoy y la monja...
- cual monja?
- la rectora esa, comenzó con su lista a nombrar a las alumnas que no teníamos pagada la matricula.
- Como así? delante de todas?
- Si, nos hizo pasar al frente y nos dijo que nos fuéramos porque nuestros padres no habían pagado y pues como don José ya se había ido hace rato no me quedo otra que caminar por dos horas.
- Esa rectora no debería ser monja! por que no las dejo estar el primer día y mas bien las mandaba a la casa con una nota para los padres... pero como es eso que las humilla delante de todos y las tira a la calle como si todas vivieran a la vuelta del colegio, que tal que les hubiese pasado algo. Monja hija de puta!

Maldecía mil veces a la rectora y mi deseo secreto de ser monja se fue a la mierda. Yo tenia 13 años, había sido misionera desde los 8, no me distraía rezando el rosario, conocia los 73 libros de la Biblia y cada noche le pedía a Dios perdón si habia hecho enojar a mis papas. No entendia como una hermana de la caridad hubiera mandado a mi pequeña hermana a caminar media ciudad solita.

- Susana ya calmate, mi papá de seguro fue que se le olvido, total el primer día no enseñan nada... mínimo se demoran dos semanas mas para darnos el horario de clases correcto

Mi hermana continuo hablando tratando de calmarme pero yo ya no la escuchaba,
solo pensaba en la mentira que le había dicho a mi mama cuando me pregunto por los útiles y los uniformes nuevos. La verdad era que mi papa solo nos había comprado un cuaderno para cada una. El me decia que con una semana de trabajo en la galería tendría el dinero para comprar todo lo de la larga y casi infinita lista de útiles del colegio. 

Mi mama estaba sufriendo de ansiedad por estar lejos de nosotros y mi padre no quería preocuparle mas. Yo sabia que el dinero no le alcanzaba pues varias veces lo había acompañado a su trabajo en la galería, ya había escuchado cuando mi papa negociaba el precio de su servicio clandestino de transporte con sus clientes.

Un día despues del trabajo mi papá me vio muy preocupada por el poco dinero que el hacia y decidio no volverme a llevar, aunque yo le fuera util para vigilar el carro mientras el descargaba mercados y para guardar el dinero y dar el cambio. Yo queria ir ya que notaba que los clientes regateaban menos el precio ante mi presencia pero mi papa me pedia que me quedara cuidando a mi hermana.


A las once de la mañana cuando salia hacia el granero del paisa a fiar tomate, cebolla y viceras de pollo para preparar el almuerzo, recibi de las manos de mis amiguitos de la cuadra una de las tantas copias de los anuncios que rondaban esa mañana en el barrio. En estos se publicaba una amenaza de muerte hacia mi padre por tener bajo su poder millones de pesos que eran destinados para la comunidad y que según ese anuncio el había robado.

Eso era imposible, pensaba mientras el corazon me palpitaba a mil, si mi papá tuviera ese dinero mi hermana estaria en el Colegio, el no trabajaria en la galleria y yo no estaria caminando a pedir fiado en la tienda de la esquina. Asi comenzo mi partida de la sucursal del cielo.

[este post va dedicado a mi hermanita... por los tiempos heroicos]